Arpaio. Las razones del presidente Trump

by • septiembre 7, 2017 • Criminología, Democracia, Derechos Humanos, Justicia, Sistema de Justicia, UncategorizedComments (0)455

“Su sombrero texano, su brillante insignia y su rictus de desprecio se han convertido en símbolos nacionales de una suerte de -americanidad- deformada…” Es la forma como el periodista inglés Johann Hari, describe a Joe Arpaio quien fue Sheriff del Condado de Maricopa, desde 1993 hasta el 2016 y creó un centro penitenciario que él mismo ha descrito ante los medios como un “campo de concentración”. Los principales prisioneros de ese campo eran drogadictos e inmigrantes ilegales, quienes eran tratados en forma indignante y cruel.

En un artículo publicado por el New York Times en 22 de julio de 2012, Se le califica como el norteamericano anti-inmigrante más notorio y a su cárcel de tiendas como la expresión de un poder impetuosos e incontestable.  Se describe a la gente como humillada y abusada, detenida en sus redadas de inmigración, generalmente indocumentados y desconocidos, los lugares en que realiza las redadas como lugares traumatizados, silenciosos e intimidados por el Sheriff Arpaio y sus centros de detención caracterizados por ser lugares en los que se obliga a las personas a realizar trabajos forzados bajo temperaturas que superan los 100 grados Fahrenheit y dormir en el frío del desierto, en tiendas de campaña.

Las personas eran detenidas por redadas ilegales o detenciones de tráfico sin sustento, basadas en perfiles raciales y sin que se les imputara alguna violación a la ley, sino por estar residiendo en el condado sin permiso para hacerlo y, con base en eso, los oficiales a las órdenes de Arpaio, les ponían a disposición de las autoridades migratorias; esta práctica era continua e inició en el año 2000. Así, la oficina de policía del condado de Maricopa era quizá la colaboradora incondicional del gobierno federal en materia migratoria.

A finales de 2000 y principios de 2010, la oficina de Arpaio era conocida como la “punta de la lanza” que haría cumplir los esfuerzos de inmigración duros del estado. Sus medidas de represión incluyeron el tráfico “pretextal” para detener ilegalmente a los que se encontraban en el país y patrullar los barrios de los barrios hispanos.

En el condado de Maricopa hay gente que se opone a esas políticas de miedo del sheriff, y ellos lograron se diera entrada a una demanda en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Phoenix. Han sobresalido Salvador Reza, veterano de Fuerza Aérea, con experiencia en defensa de Derechos Civiles de latinos y jornaleros y Mary Rose Wilcox, demócrata y también activista social, fue de las primeras en criticar las redadas en barrios latinos de Arpaio en 2008, quienes lograron que las prácticas del Sheriff fuesen revisadas por el Juez Federal Murray Snow, quien determinó que el Arpaio y su oficina realizaban detenciones sin una razonable sospecha de la comisión de un crimen y el 23 de diciembre de 2011, emitió una orden de cesar dicha actitud, pues el Sheriff no tenía competencia legal para investigar violaciones migratorias que tienen carácter civil y no penal. Sobre la violación a la cuarta enmienda el juez menciona que la causa probable de detención a una persona que se encuentra circulando, solo puede darse si el oficial de la ley tiene una sospecha razonable y fundada que el pasajero del vehículo está realizando una violación a las leyes locales y dado que la aplicación de las leyes migratorias no corresponde a las facultades del Sheriff del condado, las detenciones eran ilegales.

A pesar de esto la oficina del Sheriff de Maricopa continúo realizando detenciones en desacato a la orden del Juez y el mismo Arpaio en repetidas ocasiones, declaró ante los medios de comunicación, que continuaría con sus políticas a pesar de haber recibido orden en contrario y cuando La Oficina de Inmigración (ICE), se negó a recibir a los detenidos que presentaba la oficina de Arpaio en violación a la orden judicial, llevaban a los detenidos ante la Patrulla Fronteriza a más de una hora de camino de Maricopa. Desde la expedición de la orden por el Juez Snow, hasta el 22 de mayo del 2013, 171 personas fueron arrestadas en violación a la decisión judicial.

La agencia noticiosa Asociatted Press, en diciembre de 2013, anunció que el Juez federal Snow determinó que los oficiales de Arpaio, en forma sistemática realizaban cateos y detenciones a personas con perfiles latino, en las paradas normales de tráfico y patrullajes de migración, por lo que ordenó una revisión general a las políticas de la oficina del Sheriff, incluyendo el equipamiento con cámaras corporales y capacitación en respeto a los derechos constitucionales.

En 2015, Snow siguió un proceso para determinar si la oficina de Arpaio había violado tres órdenes separadas. Dos se centraron en las acusaciones de que el departamento no había entregado evidencia de cumplimiento a la orden previa, y el tercero respecto a si el Sheriff Arpaio había violado una orden preliminar de 2011 que prohibía a sus agentes detener a inmigrantes no sospechosos de un crimen.

El año pasado, Snow encontró a Arpaio y a tres de sus ayudantes, culpables de desacato. En su sentencia el juez mencionó que Arpaio y varios de sus colaboradores “han demostrado un persistente desprecio por las órdenes de este tribunal, así como una intención de violar y manipular las leyes y políticas que regulan su conducta”. El caso de desobediencia de Arpaio fue llevado hasta la Juez Federal de Distrito, Susan Bolton, quien, en 31 de Julio de este año, determinó que Arpaio era culpable de desacato a una sentencia judicial. Lo que confirmó su detención por un plazo de seis meses.

A pesar de este largo esfuerzo realizado por el sistema de justicia norteamericano, el Presidente Donald Trump, decidió otorga perdón presidencial a Joe Arpaio el 25 de agosto de este año, lo que le valió una gran cantidad de críticas por parte de los legisladores, pero el presidente defendió su acción refiriendo que el Sheriff es un patriota y ha defendido a su país.

¿Cuáles pudieron ser las razones del presidente norteamericano para tomar una decisión que puso en su contra no solo a un gran número de congresistas, sino también al Sistema de Justicia, que debe sentirse ofendido en tanto que el indulto se otorga a quien se burló impunemente de las sentencias judiciales?

Indudablemente el que las políticas migratorias carentes de respeto a los derechos constitucionales aplicadas en Maricopa por Arpaio, se adecuan a las exigencias del presidente Trump hacia las policías locales de todo el país y que ya se encuentran en revisión por los tribunales, debe haber motivado el indulto.

Pero hay algo más personal: durante su campaña, y ya como presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha atacado continuamente a su antecesor Barak Obama y una de las armas que ha utilizado es el negar que el expresidente haya sido ciudadano norteamericano, bajo el argumento que su acta de nacimiento es falsificada. Fue Joe Arpaio quien trajo a la palestra este argumento desde el 1 de marzo del 2012, cuando declaró ante los medios que, de acuerdo a sus investigaciones, el acta de nacimiento del presidente Barak Obama, presentada por la Casa Blanca el año previo, era falsa.

Parece ser que entre el presidente Trump y Joe Arpaio, hay algo más que una empatía de última hora, lo que explicaría la medida del indulto, pero esto sumado a la continua tendencia del presidente actual de tirar a la basura lo hecho por su antecesor, como han sido los programas Obama Care y de Acción Diferida (DACA) nos lleva a pensar si ¿será que el presidente Trump, piensa que el error fue que su antecesor hubiese estado en donde estuvo?

Imagen destacada cortesía de Telemundo

Share this:

Comentarios

Comentarios

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.