Javier Corral y las represalias

by • enero 14, 2018 • clase política, corrupción, Democracia, desgobierno, México, política mexicana, PriismoComments (0)202

El salón se encontraba en el último piso del edificio de aquel banco en Chihuahua, hace más de cuatro décadas. Había tenido la suerte de que mi madre (Q.E.P.D.), escritora reconocida, me hubiese cedido la invitación y, como llegué temprano, tuve la suerte de sentarme en la primera fila. Junto a mí se encontraba un reconocido historiador de la localidad, quien, debido a un problema de cojera, tenía que utilizar bastón para apoyarse. La conferencia estaría a cargo de otro historiador de la Ciudad de México, en aquel tiempo reconocido a nivel nacional e internacional. En el transcurso de su plática, mencionó que la región de Chihuahua poco había contribuido para formar la historia de México. El personaje a mi lado se movió incómodo en su silla, su rostro reflejó desacuerdo; cuando terminó la conferencia, mi vecino se levantó y le reclamó al orador el menosprecio histórico que había hecho del terruño, recordando que Miguel Hidalgo y Costilla fue juzgado y ejecutado en esta tierra y que, en la época de la Intervención Francesa, el presidente Benito Juárez había encontrado refugio aquí y que la misma revolución de principios del siglo XX había surgido de estos mismo lugares.

Mientras escuchaba aquel airado reproche, pensaba que esos argumentos sólo servían para justificar lo que el conferencista había afirmado.

El hecho que Miguel Hidalgo y los demás insurgentes aprehendidos en Coahuila fueran traídos a Chihuahua para ser juzgados y ejecutados, obedeció a dos motivos: Las tropas virreinales comandadas por Nemesio Salcedo, eran muchas y bien armadas, pues tenían la misión de proteger la región contra los ataques de comanches, apaches y otras etnias nativas que se oponían al avance de la colonización y, por otro lado, no existía el temor de una insurgencia fuerte, como se hubiese dado en el centro del país, en donde las turbas enardecidas presentaban un grave riesgo desde el inicio de la guerra, un año antes.

Si Benito Juárez llegó a refugiarse a Chihuahua durante la intervención francesa, fue por el hecho de que era el límite septentrional del país y cuando las tropas conservadoras tomaron el estado, Juárez pudo refugiarse al norte del Río Bravo, en donde estaba fuera del alcance de sus enemigos. El general Luis Terrazas, dirigiendo las milicias liberales terminó expulsando a las tropas fieles a Maximiliano, lo que marcó el inicio de la vuelta de la República a México.

En ambos casos, la lejanía de Chihuahua y el cruel desierto que le separa del sur de México, habían sido factores para que esos hechos históricos se diesen en esa noble región.

La guerra de Revolución inició en Cuchillo Parado, Chihuahua, aunque para ese año el territorio no se encontraba aislado del resto de la república, gracias al ferrocarril que recorría el territorio nacional desde Ciudad Juárez y Ojinaga hasta la Ciudad de México.

En las épocas modernas otros sucesos han marcado históricamente a Chihuahua, sobre todo en el ámbito político, pues en 1983, Luis Héctor Álvarez (Q.E.P.D.), fue el primer alcalde de extracción panista en la república y, nueve años después, otro panista, Francisco Barrio Terrazas, fue uno de los pocos gobernadores de oposición al partido dominante, circunstancias que fueron abriendo el camino para que esa oposición llegase a la presidencia.

Parece ser que un nuevo fenómeno político se está desplegando en Chihuahua, pues después de tres periodos en los que el gobierno del estado fue dirigido por personajes extraídos del Partido Revolucionario Institucional y, ante la cínica y desproporcionada corrupción del anterior gobernador César Duarte Jaquez, de nueva cuenta volvió la oposición a la gobernación, esta vez en la persona de Javier Corral, quien ha emprendido una batalla contra la corrupción que imperó en el estado, la que ha traído como resultado el encarcelamiento de una serie de personajes del anterior régimen.

Las investigaciones sobre la corrupción han pasado el ámbito estatal y han llevado al involucramiento de personajes del PRI a nivel nacional. En diciembre se detuvo en Coahuila a quien fuera secretario general adjunto de ese partido, Alejandro Gutiérrez, a quien se le acusa de estar involucrado en el desvío de 240,000,000.00 de pesos de las arcas del Gobierno de Chihuahua hacia su partido político. Pero las investigaciones de este caso han involucrado también a personajes más connotados del medio priista, Luis Videgaray, actual ministro de Relaciones Exteriores, y a Manlio Fabio Beltrones, quien es uno de los hombres más influyentes del mencionado partido político, y que, ante el temor de ser detenido, ha promovido recursos judiciales.

El gobernador de Chihuahua realizó el lunes 8 de enero una rueda de prensa en la que acusó al gobierno de Enrique Peña Nieto de tomar represalias al negarse a compartir fondos federales, en tanto que este último ha negado que existan tales represalias.

Lo que es un hecho es que Chihuahua aparece, de nueva cuenta, en el escenario nacional, como factor del devenir histórico, la duda que surge es sobre el apoyo que vendrá a favor del gobernador Corral desde su propio partido y de los gobernadores de los estados que no son de extracción priista, 10 de ellos derivados del Partido Acción Nacional, cuatro del Partido de la Revolución Democrática, un independiente y otro del Partido Verde Ecologista de México y me cuestiono sobre la verdadera independencia de esos políticos, pues esa clase es proclive a tener ropa sucia escondida en el armario.

https://www.youtube.com/watch?v=lphpHtj0Hdw

Share this:

Comentarios

Comentarios

Pin It

Related Posts

Deja un comentario