El caso Aristegui y la Libertad de Expresión.

by • marzo 24, 2015 • Derechos Humanos, Libertad de Expresión, libertad de prensaComments (0)1203

aristeguiEn México el espacio a través del cual se trasmite la imagen televisiva o radial pertenece a la Nación y por tanto es controlado por el Estado lo que le otorga a este un gran poder sobre los medios de comunicación, que en muchas ocasiones lo ha utilizado para deshacerse de aquellos comunicadores o empresas que les afectan con sus críticas.

De nueva cuenta la periodista de la televisora MVS Carmen Aristegui se ha convertido en un cardo en la calceta del poder en México, sus investigaciones han llevado a descubrir una serie de relaciones entre empresarios mexicanos, y propiedades inmuebles de alto valor del presidente Peña Nieto, su esposa y el Ministro de Hacienda Videgaray, las que evidencian fuertes conflictos de intereses y posibles sobornos; también había dado a conocer ejecuciones sumarias del Ejercito Mexicano a supuestos secuestradores en Tlataya en el Estado de México.

A raíz de la inclusión del nombre de la empresa MVS en un sitio de internet denominado Méxicoleaks, se desató un conflicto entre aquella y la comunicadora Aristegui lo que ha tenido como resultado la salida de esta del nicho de comunicación en que estuvo operando por más de seis años, la decisión de la empresa ha sido criticada por argumentarse que corresponde a una reacción exagerada a los hechos que pretenden justificarla y por consecuencia se especula que la empresa ha obrado así por presiones del gobierno, lo que implicaría un grave ataque a la libertad de prensa y por ende a democracia y la lucha contra la corrupción.

Sin embargo esta no es la primera vez que algo similar sucede, el 4 de febrero de 2012, la periodista anunció su salida de la empresa, la que obedecía a su negativa a expresar públicamente una disculpa al Presidente Felipe Calderón por el hecho de haber realizado un comentario editorial respecto de mantas que se exhibieron en el Congreso en las que se aludía al supuesto alcoholismo del funcionario, mencionando que la oficina de la presidencia debía dar una explicación a la sociedad mexicana sobre la existencia o no de ese problema.

A los pocos días y al parecer ante la presión social, Carmen Aristegui volvió a ocupar su espacio en la empresa MVS, esto fortaleció a ambas pues el gobierno mexicano se vio en la necesidad de ser más tolerante frente a las críticas que de ese espacio específico brotaban para preservar su imagen, aunque al parecer esto con posterioridad sí tuvo un costo para la empresa pues el 16 de agosto del 2012, el gobierno le canceló un permiso para banda ancha y de acuerdo a declaraciones de Don Joaquín Vargas presidente de la misma esto fue en represalia por haberse negado, en aquella ocasión, a sacar del aire a la comunicadora.

Las investigaciones que el equipo de Aristegui estaba realizando en últimas fechas sobre los conflictos de intereses del Presidente Peña Nieto, su esposa y el Secretario Videgaray, ciertamente se encontraban atascadas, después de los primeros golpes mediáticos que dieron a conocer lo relativo a las propiedades inmuebles y que levantaron críticas a nivel internacional, el poder público se protegió y empezó a bloquear la información sobre el caso, un ejemplo de esto es el hecho que el abogado Luis Pérez de Acha había solicitado a las autoridades fiscales que informasen sobre la certeza del argumento esgrimido por la esposa del Presidente en el sentido que una de las propiedades la había adquirido por honorarios que la empresa Televisa le había pagado; la solicitud era simple tan solo debía informarse si existía declaración fiscal por esos supuestos ingresos, esta información le fue negada y el abogado se vio en la necesidad de promover, a mediados del pasado febrero un juicio de amparo cuya duración muy posiblemente no sea inferior a seis meses.

Ante la actual salida de la comunicadora de su espacio en MVS la reacción inmediata de los medios y la opinión pública se presenta en una interpretación de presiones por parte del Gobierno hacia la empresa televisiva, con el objeto de debilitar a la periodista y evitar o disminuir la intensidad de sus ataques, y la misma interesada así lo ha mencionado en sus declaraciones. Si esto es cierto, más daño se causa a la imagen del Presidente Peña Nieto pues lo evidencia en un desplante de autoritarismo, pero el peor daño se le causa a la sociedad mexicana, a la que se le priva de su derecho a una prensa libre y crítica del actuar público y a los medios, los que seguramente verán inhibida la capacidad de estos para informar ante la autocensura que deriva del temor de ser objeto de represalias.

No descarto que MVS haya sido presionado por la Presidencia, pero tampoco la posibilidad que lo que está sucediendo sea una estrategia entre la empresa y la periodista que tenga por objeto llamar la atención de los medios nacionales e internacionales haciendo ver al Presidente Peña Nieto como un represor y por consecuencia bajándole la guardia para dar continuidad a las investigaciones y la valiosa labor de comunicación que están realizando, este es un camino que antes habían recorrido con éxito, el tiempo lo dirá.

Carmen Aristegui es una de las comunicadoras mexicanas que junto a otras, de las que menciono sin limitar a Lydia Cacho y Anabel Hernández, que se destacan por su valentía y acuciosidad en su trabajo, son ejemplo de defensa de la libertad de prensa, por lo que deseo para el bien de México que lo que está sucediendo sea en beneficio de la comunicadora y la empresa que la ha apoyado.

Share this:

Comentarios

Comentarios

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.