Las imágenes son impresionantes, lo que antes fuera un bosque tropical cubierto de árboles de mangle y vida silvestre se observa ahora arrasado por la obra humana y especies animales abandonadas en un ambiente hostil, muertos o enterrados en el lodo: aves, cocodrilos, iguanas, peces, moluscos y más.

Estas imágenes se pueden observar en la página de Facebook del grupo ecologista quetajamar2 pretende salvar esa zona, que forma parte del municipio de Cancún en el Estado de Quintana Roo, en México. Esta organización relata que el fin de semana del 16 de enero decenas de máquinas de trabajo pesado entraron en la zona del Manglar de Tajamar e iniciaron una desforestación indiscriminada, destruyendo la flora y arrasando también la vida animal.

De acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad, el “Manglar: es una formación leñosa, densa, arbórea, o bien arbustiva, de uno a treinta metros de altura, compuesta de una o varias especies de mangles, prácticamente sin plantas herbáceas y trepadoras. En cuanto a la influencia climática, la distribución del manglar en México está regida principalmente por la temperatura, pues esta comunidad sólo prospera en zonas cálidas. Se desarrolla en ambientes estuarinos, a la orilla de lagunas y cerca de desembocaduras de ríos. Los manglares desempeñan un papel fundamental en la protección de la línea de costa, la prevención de inundaciones, barreras de huracanes y tsunamis y en el mantenimiento de la calidad del agua, además son zonas de alimentación, refugio y crecimiento de juveniles de crustáceos y alevines de importancia comercial, así como de otras especies de la fauna silvestre”.

Estas son las características y la importancia de la zona que hace diez días fue destrozada por los intereses comerciales y la corrupción en Cancún. Por suerte un Juez Federal ordeno que las obras se suspendieran y el daño ambiental al parecer aún puede revertirse.

De lo anterior surge la interrogante: que es lo que está detrás de este conflicto?

El año 2005 el gobierno mexicano a través del ministerio del medio ambiente (SEMARNAT), otorgó a otra institución gubernamental, en este caso la oficina de fomento al turismo (FONATUR) autorización para urbanizar esta zona y construir complejos de edificios en la misma, lo que tendría como consecuencia la destrucción del Manglar de Tajamar, este permiso se otorgó con vigencia hasta febrero del presente año.

manglar 3Quien se encontraba al frente del ministerio del medio ambiente en Quintana Roo era el Señor Rafael Muñoz Berzunza, este funcionario fue destituido públicamente de su cargo por el presidente Felipe Calderón en el 2007 y posteriormente se le hicieron auditorias en las que se determinó que indebidamente había otorgado permisos de uso de suelo y realizado manifestaciones de impacto ambiental que violentaban las normas técnicas. A pesar de lo anterior, el señor Muñoz Berzunza, ha sido reinstalado por el gobernador priista del Estado Roberto Borge y se encuentra encargado de la Secretaría Estatal del Medio Ambiente.

Los empresarios atrás de esta agresión al medio ambiente, de acuerdo al periódico el economista son el cuñado del exgobernador del Estado de Nuevo León Benjamín Clariond Reyes, José Martín Domene a quien se le relaciona con el expresidente Vicente Fox por formar parte de aquel infausto grupo “Los Amigos de Fox” que sirvieron como lavadores de dinero utilizado en la campaña de aquel a la presidencia de México; también de Nuevo León se encuentra involucrado la familia Garza Rangel y el grupo inmobiliario acero y de la región de Quintana Roo, están involucrados los señores Francisco Córdova Lira y Rafael Lang Uriarte ambos expresidentes del Consejo Coordinador Empresarial del Caribe.

La Secretaría del Medio Ambiente no ha defendido desde un punto de vista técnico los permisos y se ha limitado a referir que el Fondo Nacional de Turismo ha realizado siete informes sobre esta autorización, dos en el 2007, otro en enero del 2011, dos más en el 2014 y otros dos más en el 2015, el último de estos, precisamente un mes antes que iniciaran las obras de destrucción del medio ambiente.

Sin embargo da la casualidad que todos estos informes se realizaron luego que en febrero de 2007, se reformara la legislación mexicana sobre vida silvestre añadiendo una disposición destinada precisamente a proteger los manglares, el artículo 60 TER. Que menciona: “Queda prohibida la remoción, relleno, transplante, poda, o cualquier obra o actividad que afecte la integralidad del flujo hidrológico del manglar; del ecosistema y su zona de influencia; de su productividad natural; de la capacidad de carga natural del ecosistema para los proyectos turísticos; de las zonas de anidación, reproducción, refugio, alimentación y alevinaje; o bien de las interacciones entre el manglar, los ríos, la duna, la zona marítima adyacente y los corales, o que provoque cambios en las características y servicios ecológicos. Se exceptuarán de la prohibición a que se refiere el párrafo anterior las obras o actividades que tengan por objeto proteger, restaurar, investigar o conservar las áreas de manglar.”

Surge entonces una nueva cuestión: porque después que se había otorgado un permiso de urbanización de validez dudosa por un funcionario que fue separado de su cargo por violentar el medio ambiente que debía cuidar , la autorización se sostiene durante diez años, a pesar de contener una violación evidente a la norma legal?

El hecho que el permiso fuese otorgado a una empresa gubernamental como lo es FONATUR permitía que la norma protectora de manglares se aplicase al caso pues no se afectaban intereses particulares.

Pero si se afectan intereses particulares creados desde el 2005, entonces se evidenciaría que desde un inicio las autorizaciones sobre el manglar tenían por objeto proteger intereses particulares y en tal situación nos encontraríamos con negocios turbios cuyo origen son actos de corrupción y muy posiblemente constitutivos de algún tipo de delito como cohecho o tráfico de influencias y si en realidad existe una verdadera voluntad de las autoridades mexicanas de proteger el medio ambiente en México, esto debe investigarse a fondo y tomar las acciones legales que correspondan, todo frente a la sociedad de Quintana Roo que tiene todo el derecho a conocer porque se afecta su patrimonio ecológico.

Ahora bien el día 25 de enero, FONATUR a través de su director jurídico, ha defendido la destrucción del manglar argumentando que todo se hizo con estricto apego a las leyes, que los lotes desde el 2006 pertenecen a particulares y luego plantea los aspectos económicos como la oferta inmobiliaria, la entrada de divisas por inversiones extranjeras y consumos turísticos; también manifestó que de no llevarse a cabo el proyecto de Tajamar costaría a la dependencia más de tres mil millones de dólares en indemnizaciones.

De esta nueva información brotan nueva información: los terrenos ya estaban destinados desde el 2006, lo que nos hace ver que los estudios de impacto ambiental y los cambios de uso de suelo del 2005 si venían etiquetados; que desde entonces hay empresas extranjeras involucradas y de todo esto surgen nuevas dudas, ¿porque los beneficiados esperaron diez años para iniciar las inversiones en el manglar? ¿que acaso cuando se les vendió no se condicionó al uso del terreno y las inversiones en el mismo a un plazo perentorio como debe de ser en estos casos? y brota una nueva respuesta: los terrenos los vendió FONATUR a especuladores y les dio un plazo de diez años para que se beneficiarían sin invertir un quinto con el valor de los mismos, ¡más corrupción!.

Por último, si usted tiene un negocio y al sospecha que una operación se hizo incorrectamente y luego le amenazan con demandarle por esa operación, acaso no investiga primero y si encuentra maniobras incorrectas es usted quien demandaría en vez de doblarse cobardemente ante la amenaza de demanda, una sacudida a inversores extranjeros que hacen las cosas indebidamente atraería a nuestro país buenos empresarios.

En fin de acuerdo a nuestras autoridades solo hay dos opciones o se entrega el manglar o se pagan millones de dólares de indemnización, en cualquier caso lo que se pierde es el patrimonio de los mexicanos, por corrupción y lenidad de las autoridades.

Les recuerdo que sus comentarios son bienvenidos a mullerod@hotmail.com y que pueden leer mis columnas en el blog www.oscarmullercreel.com e igualmente escuchar mis participaciones en http://radioclaretamerica.com/2015/05/22/justicia-y-derechos-humanos/

Share this:

Comentarios

Comentarios