El caso Moreira no está cerrado, las decisiones de la justicia española no son definitivas y las investigaciones continuaran, por otro lado, la justicia de Estados Unidos tiene ya suficientes pruebas para involucrar a este político mexicano en actividades de traspaso ilícitos de fondos y lavado de dinero; mientras tanto la justicia mexicana continua en el letargo de la impunidad que es la gran salvaguarda de la corrupción en este país.

El político priista mexicano Humberto Moreira, quien fuera gobernador del Estado de Coahuila entre 2005 y 2011, se ha visto envuelto en problemas con la justicia por una serie de indicios de corrupción durante su gobierno que han originado investigaciones que a la fecha no han concluido.

Así en el año 2011 se abrió una investigación por la Procuraduría General de México por una deuda de 34 mil millones de pesos que adquirió el gobierno de Coahuila y en la que se vislumbraban manejos turbios.

De esa indagatoria resulto lo de costumbre en este país: ¡nada!

El Secretario de Finanzas en el gobierno de Moreira, Villareal Hernández había renunciado a su puesto en agosto de 2011 en medio del escándalo de una investigación del gobierno mexicano, por haber solicitado préstamos a nombre del Gobierno del Estado de Coahuila utilizando actas falsificadas en las que supuestamente el Congreso del Estado otorgó la autorización para adquirir los préstamos hasta por 264 millones de dólares.

Es interesante observar que, en 1998 siendo Humberto Moreira delegado de la de dos instituciones del Gobierno Federal en el Estado de Coahuila, el entonces gobernador Rogelio Montemayor solicito al gobierno federal su destitución debido a un escándalo de falsificación de certificados por parte del personal de dichos organismos.

Coincidentemente por motivos similares por los que después fue investigado el Secretario de finanzas de Moreira.

Por lo que concierne a Moreira, antes de concluir su período como gobernador, el 4 de marzo del 2011, pidió licencia para incorporarse al Partido Revolucionario Institucional como Presidente del mismo, en plena campaña para la presidencia de Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, su salida estuvo caracterizada por escándalos derivados de la investigación de la Procuraduría Mexicana antes referida, lo que motivó que el entonces candidato Peña Nieto insinuara la necesidad de la renuncia del director de dicho partido cuando en un discurso mencionó la posibilidad de considerar el desgaste que estaba sufriendo al imagen del PRI por la investigación contra el líder de ese partido.

En enero del 2013 El Departamento de Justicia de los Estados Unidos, a través de su vocero Kennet Magdison, informó la localización de una cuenta en Bermudas que pertenecía al Secretario de Finanzas del Gobierno del Estado de Coahuila en la época de Moreira, Javier Villarreal Hernández en la que se encontraban involucrados empresarios de ese Estado; conforme esta información la cuenta contenía a esa fecha más de 2 millones de dólares y el dinero había pasado previamente por la ciudad de Brownsville Texas, antes de llegar a su destino final. También se informó que, desde abril del 2009, se habían manejado más de 35 millones de dólares, en cuentas mancomunadas bajo las misas condiciones.

Un Juez del Estado de Texas ordenó el arresto de Villarreal Hernández pero fue liberado bajo fianza, para luego huir y andar a “salto de mata” hasta febrero del 2014 en que se entregó a las autoridades norteamericanas en la ciudad de El Paso Texas.

Por otro lado el empresario coahuilense Rolando González Treviño había sido investigado y detenido por las autoridades de Estado Unidos y en mayo del 2015 llegó a un acuerdo con la Justicia Norteamericana en el que se le concedieron beneficios judiciales a cambio de información que proporciono relacionada con disposiciones de fondos del tesoro público de Coahuila realizadas por Moreira cuyos beneficios fueron trasladados a Estados Unidos y comprendían varios cientos de millones de dólares, también mencionó como el propio Moreira había realizado viajes a la ciudad de San Antonio en el Estado Norteamericano de Texas, para realizar tratos sobre estas operaciones ilícitas.

Para entonces Moreira se había ido a radicar a Barcelona España en donde se encontraba estudiando una Maestría; pero la fiscalía de aquel país a instancias del gobierno de Estados Unidos le estuvo investigando y el 15 de enero de este año Moreira fue detenido por la policía en el Aeropuerto de Madrid.

En el documento expedido por el juez español para justificar la detención menciona que durante el año que vivió en aquel país recibió alrededor de 218 mil dólares y que Moreira no justificó el origen de esa cantidad, también se tomaron en consideración pruebas como conversaciones telefónicas, documentos bancarios y otros relacionados con personas y empresas que supuestamente involucraban una red de lavado de dinero.

Pero el Juez español Santiago Pedraz Gómez el 22 de enero emitió un acuerdo devolviéndole la libertad, en razón que no se había demostrado que Moreira hubiese realizado operaciones de lavado de dinero en España y el 9 de febrero el mismo año se decidió negar petición de la fiscalía española en el sentido de requerir a las autoridades mexicanas, para que efectuasen investigaciones sobre las operaciones de Moreira en México, argumentando que:

“…la mera tenencia o utilización de fondos ilícitos en gastos ordinarios de consumo, no constituye autoblanqueo pues no se trata de actos realizados con la finalidad u objeto de ocultar o encubrir bienes, para integrarlos en el sistema económico legal con apariencia de haber sido adquiridos en forma lícita”.

También se afirma que la justicia española carece de competencia para conocer de delitos cometidos en México y Estados Unidos.

La estancia en la cárcel a Moreira no le cayó muy bien pues en cuanto le fue devuelto su pasaporte salió de inmediato a México con tanta prisa que no se dio tiempo para recoger objetos personales que tenía la policía y quizá tenga razón pues la fiscalía de España ha solicitado nuevas pruebas para seguir investigando al político mexicano y dudo que la justicia norteamericana haya dado por muerto el caso.

Al llegar a México Moreira afirmó que la Fiscalía Española manchó su honor, pero puede ser que esa prenda no esté completamente limpia y que en poco tiempo volvamos a tener noticias de este oscuro personaje de la política mexicana, aunque dudo que por parte del sistema de este país en el que el encargado de combatir la corrupción: Virgilio Andrade tiene conceptos muy adaptables sobre este tema y lo que son los conflictos de intereses.

Share this:

Comentarios

Comentarios