murat

José Murat, político mexicano y sus familiares, han sido señalados por el Diario The New York Times por encontrarse relacionados con propiedades en Los Estados Unidos de América, lo que da lugar a presumir un posible enriquecimiento ilícito y un nuevo escándalo de corrupción en la política mexicana, pero lo que pudiera considerarse tan solo como una investigación periodística, quizá tenga un trasfondo más grande.

Carlos Slim es un poderoso empresario mexicano que en 1965 fundó el Grupo Carso, el que con los años se convirtió en controladora de una serie de empresas productivas y prosperas; en 1990, en sociedad con otras dos empresas que se relacionaban también con el ámbito de las telecomunicaciones, adquirió la compañía de telefonía fija, que era propiedad y monopolio del Estado Mexicano, Teléfonos de México, Sociedad Anónima. Simultáneamente, tuvo la visión de crear una empresa para el manejo de la telefonía celular, en aquel tiempo denominada Radio Móvil Dipsa, que luego se convertiría en América Móvil, la empresa más grande de telefonía celular en latino América.

Durante su campaña para la presidencia de México, Enrique Peña Nieto se vio favorecido en gran medida por la empresa televisora TELEVISA y una vez en el cargo público ha impulsado reformas legales en materia de telecomunicaciones que han sido contrarias a los intereses del empresario Carlos Slim, quien ha tratado de incursionar sin éxito en el ámbito de la televisión abierta.

Bajo estas circunstancias, en marzo 2014, la empresa América Móvil envió un comunicado a los medios mexicanos, en donde expresaba su oposición a las reformas en el área de telecomunicaciones que el Presidente Peña Nieto había presentado ante el Congreso Mexicano, pues con la nueva legislación, su empresa sería declarada agente económico preponderante, lo que le obligaría a facilitar, en forma gratuita, parte de su estructura de interconexión a otros elementos del mercado, que se beneficiarían de los esfuerzos de la empresa mexicana, también refiere que esta reforma limitaba a la empresa TELMEX su capacidad para dar servicios de audio y video, lo que la situaba en condiciones desfavorables de competencia con su principal rival en ese ámbito, que es la empresa mexicana TELEVISA; como consecuencia de la presentación de dicha iniciativa, la empresa América Móvil, en cinco días perdió el 5% del valor de sus acciones y TELEVISA aumentó el 3% de las propias.

Carlos Slim, en el 2009 adquirió el 8% de acciones tipo B del diario norteamericano The New York Times, así como una opción exclusiva para la adquisición de otro 9%, lo que en la práctica lo convirtió en socio mayoritario de dicho periódico. La empresa de noticias Reuters el 14 de enero de este año, anunció la decisión de dicho empresario de ejercer su derecho de compra lo que le convirtió formalmente en el principal accionista del medio de comunicación referido, junto a la familia Ochs-Sulzberger, que son los propietarios de las acciones tipo A, no comercializables.

El día 10 del presente mes, el periódico The New York Times hizo el anuncio de una investigación realizada a nivel global, en relación con el ingreso de inversiones de particulares del extranjero hacia Estados Unidos, en la que se hace referencia a las realizadas por la familia del político mexicano José Murat respecto a de bienes raíces de muy alto valor que se han encontrado en la ciudad de Nueva York y en los estados de Utah y Texas. La noticia involucra a este político con la administración de Peña Nieto al mencionar textualmente: «… unos meses después de la elección del Presidente Enrique Peña Nieto, dos miembros de una familia política de larga tradición en el PRI (refiriéndose a los Murat) fueron invitados a su círculo…», se describen quienes son dichas personas y los puestos que ocupan dentro del gobierno mexicano; en el artículo en cuestión refiere también que México está entre los principales países de dónde sale el dinero hacia el territorio norteamericano.

México forma parte de las denominadas economías emergentes, entre las cuales se encuentran aquellas que desde finales de los años 80 se insertaron en el proceso de globalización cuya principal finalidad era la inclusión de un mercado libre entre los países del mundo, este proceso llevaba consigo la necesidad privatizar las empresas de propiedad estatal y en México, quienes más se vieron beneficiados con este proceso, en el área de las telecomunicaciones, fueron el Ingeniero Slim, con la adquisición de la empresa estatal de telefonía y el señor Salinas Pliego con la adquisición de la empresa televisiva que pertenecía al Estado y que actualmente se conoce como TV Azteca.

De acuerdo a un estudio elaborado por el Banco Mundial a través de los economistas Hellman y Kaufmann, el proceso de globalización creó en los países de economías emergentes un fenómeno de corrupción denominado Captura de Estado según el cual, la privatización de empresas estatales que controlaban áreas específicas de la economía de un país, trajo consigo la creación de fuertes monopolios y la reducción de la intervención del Estado en actividades económicas, volviéndole más dependiente de las empresas privadas, debido a esto se fueron creando grupos privilegiados en que los acuerdos entre empresarios y políticos se convirtieron en una práctica común, entremezclando los intereses de ambas facciones, las que adecuan la estructura legislativa y las políticas públicas para beneficiar y preservar sus privilegios.

La adquisición de la empresa de telefonía mexicana por el empresario Carlos Slim y sus posteriores inversiones le han dado tal poder que ha sido reconocido en varias ocasiones por la Revista Forbes como el hombre más rico del mundo, no se puede soslayar su capacidad e inteligencia como empresario, sin embargo la alianza entre el Presidente Peña Nieto y la empresa TELEVISA, ha sido un factor que ha perjudicado los negocios del ingeniero Slim y las reformas legislativas en el área de telecomunicaciones anuncian el alejamiento del Ingeniero Slim con los factores actuales del poder político en México.

El análisis de los anteriores hechos permite plantear la hipótesis que la investigación que realizada por The New York Times fue influenciada de alguna manera por su socio mayoritario Carlos Slim y la incógnita sobre la intención de esto: ¿el propósito de perjudicar la ya de por sí muy deteriorada imagen del Presidente Peña Nieto y del PRI a través de la denuncia del enriquecimiento de la familia Murat y sus propiedades en los Estados Unidos de América o una bien dirigida intención de ayudar al combate a la corrupción en México o simplemente dar a conocer los hechos como una labor periodística?

Share this:

Comentarios

Comentarios