¡Señor Trump, los números no me cuadran!

Si las empresas llevan sus procesos productivos de mano de obra intensiva a los Estados Unidos, en realidad se estará afectando a la economía de este país, pues los productos serán más caros y de nada servirán las nuevas fuentes de empleo, si el poder adquisitivo se ve deteriorado.