Los valientes se fueron al norte

Parece ser que en México sufrimos del síndrome de Procusto, un personaje de la antigua Grecia, dueño de una posada, al que se le atribuye que cortaba los pies o las cabezas de sus huéspedes cuyos cuerpos …

¡Señor Trump, los números no me cuadran!

Si las empresas llevan sus procesos productivos de mano de obra intensiva a los Estados Unidos, en realidad se estará afectando a la economía de este país, pues los productos serán más caros y de nada servirán las nuevas fuentes de empleo, si el poder adquisitivo se ve deteriorado.