Servicio público y función política, una lamentable confusión

Dice el refrán popular que hay quien se sube a un ladrillo y se marea, refiriéndose a aquellos que llegan a una situación de privilegio sobre los demás y su trato cambia para mal, volviéndose prepotentes y soberbios, situación que se presenta continuamente en el ejercicio de la función pública. Esto viene a colación, pues Seguir leyendo