Corrupción, ¿un problema cultural?

En Suecia un alto funcionario renuncia por haber comprado dos barras de chocolate con dinero público. En México la negligencia de un funcionario lleva a la muerte de dos personas y a graves daños económicos y se niega a abandonar su puesto. Dos culturas, dos formas de ver la corrupción.