¡Gracias amigos felinos!

Luego que derrumbaron aquel enorme edificio en el que estuvo un hospital, en los rumbos del parque Lincoln en Chicago, en las noches se veían por doquier ojillos rojos al ras del suelo y los vecinos en las mañanas encontraban multitud de pequeñas huellas en la nieve. Lo que sucedió fué que al tirar aquel Seguir leyendo