Los valientes se fueron al norte

Parece ser que en México sufrimos del síndrome de Procusto, un personaje de la antigua Grecia, dueño de una posada, al que se le atribuye que cortaba los pies o las cabezas de sus huéspedes cuyos cuerpos …