A propósito del chocolate y otras delicias.

Siempre que nos encontremos con un alimento cuyo nombre tiene la terminación “te”, de origen náhuatl, pensemos que muy probablemente se trate de algunas de las delicias que México regaló al mundo