La imprenta de madera. Una historia de la Independencia de México. 2a. Parte

by • septiembre 26, 2016 • cultura de México, Historia de México, independencia de México, Libertad de Expresión, libertad de prensa, Mexicanidad, MéxicoComments (0)851

Zitácuaro bullía de soldados y comerciantes que aprovechaban para hacer su agosto ante la presencia de las tropas insurgentes que se encontraban apostadas en la ciudad. En una casa del centro se celebraba una reunión especial, José María Cos, fue introducido por el comandante López Rayón, con los presentes. – Sea usted bienvenido Doctor Cos, tengo el agrado de presentarle a los señores José María Morelos, José María Liceaga y José Sixto Verduzco -.

 Nuestro personaje se impresionó, había sido conducido al corazón mismo de las fuerzas independientes, la Suprema Junta Nacional Americana. Fue el propio López Rayón, quien le dio a saber el motivo de su presencia en ese lugar: – Es usted un hombre que se ha destacado por sus conocimientos, sobre todo en las ideas que han inspirado este levantamiento contra la tiranía de España, y requerimos de gente como usted, pues la lucha por la independencia no se lleva tan solo en el acero y la pólvora, sino también en un plano ideológico en el que, las armas son las letras y el papel; es a través de los panfletos, periódicos y escritos, con los que queremos llegar a la población, para lograr adeptos a nuestra causa -.

 Ese y otros argumentos le fueron planteados por los líderes insurgente y, luego de unos días de reflexión, José María, decidió unirse a la causa de la independencia.

 Pero, había un problema, los rebeldes no contaban con una imprenta la que era una herramienta indispensable para promover la causa. Ante esto y con ayuda de varios rebeldes, se dedicó a construir una rústica imprenta con tipos de madera. Se buscaron árboles de los que los locales denominaban Tzalam, cuya madera es dura como la del nogal y procedieron a cortar, con extremos cuidado, pequeños prismas rectangulares, en una de cuyas caras grababan, pacientemente, las figuras de las letras del abecedario, no mucho mayor a la que el lector tiene a la vista.

 Pero no fue posible continuar con esta labor, pues a los pocos meses, iniciando el año de 1812, las tropas leales a la monarquía, comandadas por Calleja, después de una lucha de cuatro horas, tomaron Zitácuaro y, los insurgentes, se vieron obligados a huir con lo poco que pudieron llevar. El Doctor Cos, cargaba un saco de piel, con los pocos tipos de madera que habían logrado elaborar.

 La Junta se instaló en Sultepec, donde nuestro personaje continúo en su empeño en elaborar la imprenta, otro problema fue la falta de tinta, pero esta la lograron fabricar con aceite y extracto de jiquilete y, luego de múltiples pruebas, se logró imprimir el primer ejemplar del diario, a, que tituló “El Ilustrador Nacional”, al que Cos describió con las siguientes palabras:

 Una imprenta fabricada con nuestras propias manos entre la agitación y el estruendo de la guerra y en un estado de movilidad, sin artífices, sin instrumentos y sin otras luces que las que nos han dado la reflexión y la necesidad, es un comprobante incontestable del ingenio americano siempre fecundísimo en recursos e incansables en sus extraordinarios esfuerzos para sacudir el yugo degradante y opresor.

 El esfuerzo de José María Cos empezó a rendir frutos, seis ejemplares semanales de este periódico se publicaron, promoviendo la causa e ideología de la guerra de independencia. Durante ese tiempo se le unió, un brillante joven oriundo de la península de Yucatán, Andrés Quintana Roo, quien contribuyó no sólo como impresor auxiliar, sino también como escritor, lo que refrescó las ideas y aportaciones del periódico, que cada semana ganaba más adeptos.

 Pero estas publicaciones no pasaron desapercibidas para el enemigo, por lo que, el Virrey Venegas, el 3 de junio de 1812, emitió un bando prohibiendo su circulación “… y todos los demás papeles incendiarios que con cualquier título se den a luz a los rebeldes a nombre de la junta intrusa que los preside”.

 Seis días después las autoridades eclesiásticas se unieron a la condena de Venegas, con un bando que mencionaba: “… prohibiendo a todos nuestros fieles leer, retener y propagar tales libelos que contienen proposiciones cismáticas e injuriosas: y mandamos a los predicadores que combatan desde el púlpito contra esta nueva máquina infernal que ha inventado el padre de la discordia para arrancar de nuestro suelo la semilla de la paz.”

 Esta reacción demuestra que los esfuerzos del Doctor Cos, habían rendido fruto en su afán de favorecer la guerra de Independencia. No había sido fácil, los tipos de madera se desgastaban rápidamente y, muy continuamente, se quebraban, cada vez era más el material para publicar y más difícil mantener aquella imprenta funcional.

 Cos y Quintana Roo hablaron con López Rayón: era necesario conseguir una imprenta en forma, para continuar publicando el periódico, que tan buen resultado había dado a la causa insurgente, atrayéndole cada día más adeptos.

 Sin embargo, la misión no era fácil pues la venta de lo relacionado con la industria de la imprenta, incluyendo de papel y tinta, estaban controladas por las autoridades virreinales, lo segundo no era difícil sustituir o conseguir, pero ¿una imprenta en forma?, las dificultades eran enormes, solo se podría obtener a través de artimañas o por contrabando a través de ultramar y, aun así, dado lo voluminoso de sus contenedores, sería prácticamente imposible trasladarla por los caminos de México, sin que fuese detectada por las tropas enemigas.

 López Rayón ya había solicitado ayuda a sus aliados en la ciudad de México, pero no se veían probabilidades de cumplir el requerimiento de los impresores/editores.

Pueden ver y oír el relato de esta historia en mi sitio de YouTube oscarmulercreel

Crédito de la imagen destacada: geetyimages. Simone M?ller/EyeEm

Share this:

Comentarios

Comentarios

Pin It

Related Posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.